Cuñados y compadres…

Cuñados y compadres…
Ah, doblete en este par! Se conocieron en una exposición sobre empresas pequeñas y medianas; uno promocionando su cadena de restaurantes y el otro una cadena de ferreterías, por la cercanía del fin de año la clausura del evento consistió en una cena-baile haciendo el conteo final como si esa noche concluyera ese periodo anual. Ambos fueron con algunos parientes al evento entre ellos sus hermanas de las cuales quedaron cautivados; los cuatro no dejaron de bailar en la pista y se abrazaron para felicitarse al concluir el conteo, como en ambas familias no solo se estableció el vinculo sentimental se mantuvieron en comunicación frecuente. Algunas veces ellos coincidían en algún aeropuerto y se iban al bar por mientras anunciaban su vuelo; no era permitido andar de conquistadores con las mujeres del alrededor por temor de mencionárselo a sus hermanas respectivas, cuando se despedían se daban un abrazo y pedían que se lo dieran a ellas con la misma enjundia.

Los planes de expansión para sus negocios fueron organizados de tal manera que fuesen en las mismas ciudades permitiéndoles convivir más con sus respectivas novias; los cuatro se hospedaban en el mismo hotel pero ellas en un cuarto y ellos en otro ubicados en diferentes pisos, por respeto a ellas y sus familias evitando conflictos posteriores. Ellos llegaban hasta donde ellas permitían a pesar de no culminar en un orgasmo pleno; por lo que estos llegaban a su cuarto de hotel con erecciones que requerían atención por el dolor provocado en sus testículos, cada uno se masturbaba en el baño ya sea bajo la regadera o sentados en el escusado sin hacerlo del conocimiento del otro.

En una ocasión estuvieron en una ciudad donde ellas tenían amigas de entrañable antigüedad por lo que no se quedaron en el hotel junto con ellos para estar en casa de una de ellas haciendo mas complicado la expresión de sus sentimientos para ambas parejas hasta que el mayor de ellos estaba decidido en terminar su noviazgo.

Cuñado, andas muy serio estos últimos días; algún problema en la ferretería?- comento uno saliendo del baño después de haberse masturbado ahí

Los comunes de toda apertura de sucursal pero no es esa mi razón de mi estado de animo- respondió el otro acostado en la cama aun con la ropa puesta- Ya te pusiste la pijama? Te iba decir que nos fuéramos a un burdel- menciono quedando asombrado aquel con lo dicho- No me mires así! Desde que soy novio de tu hermana me he masturbado mas que cuando era un estudiante

Si te sirve de consuelo no eres el único- confeso el otro

Amo a tu hermana demasiado siéndole fiel pero considero que debemos darnos un compás de espera

Por que mejor no definen la fecha de la boda?

Estos planes de expansión nos invierten demasiado tiempo por lo que no es el mejor momento de iniciar un matrimonio

Pareciera que escuchara a tu hermana hablar

El tipo de nuestros negocios demandan mucha supervisión del personal; mas en las aperturas de sucursales, hay compromisos financieros que nos impiden detener esta expansión

Cual es la ventaja del compás de espera entre ustedes?

Para mi poder coger sin compromisos formales ni remordimientos de infidelidad y para ella evitarle un rompimiento doloroso

Ya lo sabe ella?

No he encontrado el momento preciso para hacerlo; en verdad amo a tu hermana como jamás me sucedió con otra mujer pero ya me harte de jalarme la verga diario, próximamente cumpliré 30 años y hago cosas de adolescente

Le has comentado de esto?

No y espero tu te mantengas discreto en esto

Preguntaba porque tu hermana y yo ya pasamos por eso; nos sirvió mucho platicarlo

Mi hermana y la tuya fueron educadas muy diferente así que no creo que funcionara igual

Sigue en pie la invitación al burdel?

Solo quiero ver el show y tener un faje que me evite masturbarme al menos por esta noche

Mas tarde, estaban en el burdel y había un receso del show.

Mariano, ya elegiste con quien tendrás el faje?- pregunto el mas joven

Se me antojo la de rasgos asiáticos; tiene un culo angosto y carnoso, tu ya te animaste?- comento Mariano y bebió dejando vació su vaso por lo que un mesero se acerco para prepararle otro trago- La pelirroja te llama, Hugo- menciono mirando hacia una mujer que caminaba hacia ellos

Con ver me doy por servido; además no me conformaría con un faje y por la calentura podría ponerme en riesgo de obtener una enfermedad venérea

No seas tan dramático; eso te sucedería si te metes con una callejera pero estas lucen muy sanas, voy al baño

Minutos después, Mariano regreso m*****o avisándole que ya había pagado la cuenta y que se retiraban del lugar; en todo el trayecto al hotel Mariano no hablo y Hugo estaba consternado por aquella reacción.

Que sucedió?- pregunto Hugo cerrando la puerta del cuarto de hotel

Vi como estaban vendiendo droga en el baño; ya los burdeles no son como antes- respondió Mariano- Ahora estoy peor que antes!- exclamo tocándose el bulto pélvico, se quito los zapatos y el pantalón para acostarse en la cama acariciando su pene bajo la trusa. Hugo no sabia si dejarlo a solas metiéndose en el baño o quedarse ahí observando como se masturbaba- No quiero perder a tu hermana, la amo muchísimo!- exclamo y Hugo se sentó al lado de el para tranquilizarlo poniendo sus manos sobre el pecho de Mariano

Lo se y superaras esto, ya veras

Ayúdame a masturbarme!- pidió Mariano poniendo su mano izquierda sobre el muslo derecho de Hugo

Mejor te dejo a solas, iré al restaurante por te que nos caerá bien a ambos- comento Hugo levantándose pero la mano izquierda de Mariano se agarro del cinto y lo jalo hacia la cama quedando sus caras juntas

No quiero que me jales la verga solo acaricia mi cuello y pecho- solicito Mariano. Hugo accedió a la petición y minutos después la trusa y la mano derecha de Mariano quedaron humedecidas con el semen de este.

Voy por una toalla para que te limpies- dijo Hugo que al regresar vio a Mariano completamente dormido así que saco aquella mano de la trusa para limpiarla con la toalla; bajo la trusa hasta las rodillas pasando la toalla por aquellos genitales y después lo despojo de la trusa para ponerla en el lavabo con agua tibia.

Lo acontecido no había sido nuevo para Hugo ya que con algunos amigos suyos había tenido sesiones de masturbación mutua tocándose los genitales del otro; esas experiencias no cambiaron sus preferencias sexuales hacia las mujeres, además no eran frecuentes. Hugo se quito la ropa para ponerse su pijama y acostarse en la otra cama. Al día siguiente, Mariano se despertó con un fuerte dolor de cabeza dándose cuenta que no traía la trusa puesta; no recordaba nada de lo sucedido con Hugo quien estaba rasurándose. Al oír los quejidos de Mariano, salio del baño aun con crema en su rostro y una toalla ceñida a la cintura

Al fin despiertas!- exclamo Hugo

Calla que me duele la cabeza- dijo Mariano

Pedí una jarra de clamato; yo me acabo de tomar un vaso, déjame te sirvo uno- dijo Hugo mientras Mariano se sentaba en la cama recargando su espalda en la cabecera- Este remedio lo conocí cuando estuve en el norte del país; espero a ti te funcione- informo dándole el vaso

Que paso? No me digas que me cogí a la japonesa

No, te masturbaste y te quite la trusa pues estaba mojada con tu semen; esta en el toallero

Lo hice en frente de ti?

No te angusties que no eres al primero que veo haciendo eso. Hable a la ferretería y todo esta bajo control; mi hermana esta en el restaurante esperándonos para desayunar

No le habrás contado lo del burdel, verdad?

No, le comente que estabas aun dormido por todo el ajetreo de la apertura de la nueva sucursal. Te sirvo más clamato?

Si, me ha reanimado

Ya veo- dijo Hugo poniendo atención en el pene que crecía; Mariano lo noto y lo cubrió con su camisa- Por cierto, estaba pensando que en vez de que nos jalemos las vergas a solas; lo hagamos juntos

Que ocurrencia la tuya!- exclamo Mariano y se levanto de la cama para meterse al baño

Ey! Aun no termino de rasurarme!

El tema no lo volvieron a comentar aunque en la mente de Mariano estaba presente mientras estaba en la ferretería y en algunas ocasiones cuando estaba en el baño masturbándose. Llego el fin de mes y sus novias se fueron con sus padres para entregar los documentos al despacho contable quedándose Mariano y Hugo en aquella ciudad.

Con quienes te has masturbado?- pregunto Mariano cambiando de tema de conversación radicalmente mientras veían el noticiero nocturno

Se dice el pecado mas no los pecadores- respondió Hugo entendiendo el interés de aquel al respecto- Fue en mi época de estudiante para liberar la tensión de los examines; te gustaría hacerlo ahora?- pregunto Hugo apagando la televisión con el control remoto pero Mariano se metió al baño a masturbarse

Pasaron los días y las novias no regresaban; Mariano retomo el tema en el elevador y Hugo le sugirió en hacerlo al llegar al cuarto, los dos se sentaron en sus respectivas camas con sus piernas separadas acariciando sus bultos pélvicos con sus manos. Gradualmente se fueron despojando de sus ropas hasta quedar Mariano en trusa y Hugo en bóxer; sus tobillos se rozaban mientras sus manos estaban bajo su única prenda acariciando sus propios genitales ocultos, la espalda de Hugo hizo contacto con la cubierta de la cama y levanto sus piernas para quitarse el bóxer mostrando su trasero a Mariano quien le agradaba ver esa parte del cuerpo en las mujeres y en ese momento le comenzaba atraer por ser angosto, firme y carnoso. Hugo se sentó y continúo masturbándose en frente de Mariano que prefirió no mirar los genitales de aquel.

Como Mariano no se quitaba la trusa, Hugo se fue el baño cerrando la puerta para masturbarse a solas; aquel creyó que había ido a orinar pero al ver que no salía le toco a la puerta.

Todo bien?- pregunto Mariano

Muy bien; aquí jalándomela a solas- respondió Hugo m*****o

Por que?

No te quitas la trusa y ni creas que voy a quitártela; mejor lo dejamos para otra ocasión que en verdad estés decidido a hacerlo

Compréndeme, cabron! Me sorprendió verte completamente desnudo

Que esperabas? Jalármela como tu para manchar mi bóxer

Y si lo hacemos a oscuras?- pregunto Mariano y Hugo abrió la puerta para apagar la luz mientras aquel se quitaba la trusa y se sentaba en la cama apoyada su espalda en la cabecera

Hugo se adapto a la falta de luz sentándose sobre los muslos de Mariano quien sintió como los testículos de aquel se posaban en los de el.

Mejor siéntate a mi lado- pidió Mariano pero Hugo no le hizo caso acariciando aquel pene, con su mano izquierda guió la mano derecha para que tomara su pene; por sus dedos conocieron la forma de sus penes. El de Hugo era grueso y largo; en cambio el de Mariano era delgado con gran glande, este era circuncidado y el otro no

Lo que hagas a mi verga le haré al tuyo; así sentirás como si tu mismo te la jalaras- susurro Hugo apoyando su mano izquierda en la cabecera y rozando su mejilla con la de Mariano

El placer iba en aumento y la mano izquierda de Mariano comenzó acariciando el hombro derecho de Hugo para luego pasar sus dedos por la columna vertebral hasta apretar gentilmente el glúteo derecho; los penes lubricaban en abundancia humedeciendo las manos e incrementándose la fricción, Mariano disfrutaba tanto tener aquel glúteo en su mano que no quería soltarlo. El sudor de Hugo caía en el torso de Mariano y se evaporaba al instante de tocar la piel debido a su temperatura tan caliente; sus mejillas se frotaban y al mover sus caras para hacerlo con las otras sus labios se juntaron sin besarse, sus pezones también se pegaban como si se fundieran sus pieles. Los jadeos se convirtieron en gemidos anunciando la cercanía de la eyaculacion así que los dedos de Hugo acariciaron la nuca de Mariano para besarlo apasionadamente insertando su lengua; las manos apretaban el tronco de los penes para luego acariciar los glandes, mientras se besaban Mariano eyaculo y después Hugo humedeciendo sus vientres. La pasión aun no se consumía para Mariano por lo que apretó ambos glúteos de Hugo humedeciendo el izquierdo con restos de semen; sus labios besaron y succionaron los pezones de aquel mientras sus hombros y nuca eran acariciados por las manos de aquel, Hugo se sintió tan incomodo por estar tanto tiempo con sus piernas dobladas que se acostó quedando Mariano encima de el. Las piernas de este se separaron para juntar las de Hugo quedando su pene atrapado en ellas; la humedad provocada por el sudor y semen facilitaba las fricción de esa carnosidad entre aquellas ingles acariciando el glande la piel entre el orificio anal y el escroto, Hugo recibía miles de señales de placer de sus terminales sensoriales ubicadas en aquella zona pero sentir aquellos dientes mordiendo sus pezones lo llevaba al éxtasis sobre todo cuando lo hacían en la punta. Ambos se besaron insertando sus lenguas alternadamente mientras continuaban los apretones en los glúteos y embestidas entre las ingles; así estuvieron por minutos hasta volver a eyacular, sus torsos transpirados se expandían y contraían por el esfuerzo hecho hasta recuperar la normalidad en la respiración. Quedaron tan exhaustos que durmieron en la misma cama.

Al día siguiente, Hugo estaba abrazado por Mariano que estaba detrás de aquel; el timbre del teléfono despertó a Hugo tomando el auricular. Era su hermana quien había llamado a la ferretería informándole que no se había presentado Mariano por lo que estaba preocupada; Hugo le comento que estaba dormido y le mintió al contarle que se habían dormido tarde por estar preparando un informe sobre las reformas fiscales aprobadas recientemente para enviar por INTERNET a sus padres, al sentir que el glande de Mariano intentaba dilatar su orto le paso el auricular a Mariano que converso con ella sin dejar a Hugo levantarse de la cama.

Tengo tiempo suficiente para bañarme, vestirme y trasladarme a la terminal de autobuses para recibir a tu hermana- informo Mariano después de colocar el auricular sobre la base del teléfono- Puedo dedicar unos minutos para repetir lo de anoche

Anoche tu verga estaba entre mis ingles no mis nalgas- aclaro Hugo poniéndose boca arriba. Mariano coloco su glande bajo los testículos de Hugo para sentir como se iba metiendo lentamente pues no había humedad en esa zona como anoche

El pene de Mariano lograba hacer fricción entre las ingles de Hugo cuando se escucho una voz femenina detrás de la puerta del cuarto de hotel; era la hermana de Mariano y la sorpresa fue tal que Mariano salto de la cama metiéndose al baño mientras Hugo encontraba su bóxer para ponérselo, ella lo abrazo efusivamente después de abrirse la puerta.

Deja me lavo la boca pues acabo de despertarme- dijo Hugo dirigiéndose al baño

Que desorden tienes! No te enseño tu mama que la ropa cuando se quita se acomoda? Mariano no durmió aquí?- pregunto ella al observar que una sola cama estaba usada

Anoche trabaje en la computadora quedándome dormido en el sofá- mintió Hugo

Pobrecito, has de estar muy adolorido; te daré un masaje mientras te muestro la lencería que compre- sugirió ella y Hugo solo tomo el cepillo de dientes para salir con ella del cuarto; unas recamareras tosieron al ver a Hugo solo con el bóxer puesto- Amor, creo que has olvidado algo- dijo sonriendo a las empleadas del hotel y Hugo se metió al cuarto poniéndose el pantalón, unos zapatos y por la prisa se puso la camisa de Mariano en vez de la suya

Mariano desistió en el rompimiento de su noviazgo al contar con esas masturbaciones mutuas con Hugo, las cuales no eran diarias pero si muy intensas; cada vez aumentaba el interés de aquel por el trasero de este sin efectuarse la penetración.

Los planes de expansión estaban por concluir; encontrándose los cuatro en la última ciudad donde establecerían sucursal de su cadena de ferreterías y restaurantes, ellas eran responsables de las cuestiones administrativas y ellos de las operativas. Aprovechando la presencia de sus padres, ellos anunciaron su deseo de casarse con ellas; por lo cual pudieron tener encuentros íntimos Mariano y su novia sin darse la penetración que si practicaban Hugo y su novia dejando de realizar sus masturbaciones mutuas. Continuaron las parejas durmiendo en cuartos separados; Mariano y Hugo ya no se acostaban en una misma cama excepto cuando la menstruación se hacia presente en sus novias pues hacían sus masturbaciones mutuas en apoyo al que estaba en abstinencia, la cual se volvió a presentar al tenerse que ir ellas para organizar la boda pues las dos parejas se casarían el mismo día en una hacienda convertida en hotel. Como despedida cada pareja tuvo sexo como si fuese la ultima vez que se verían; amaneciendo juntos como lo habían hecho Mariano y Hugo, por lo cual sus cuerpos no demandaron atención en los primeros días de ausencia.

Avísame cuando termines de usar el INTERNET pues no he revisado mi buzón- pidió Hugo después de quitarse la ropa- Estaré un rato metido en el jacuzzi- informo mientras Mariano observaba ese trasero detenidamente recuperando su interés hacia el. Hugo había tenido un día muy pesado en el restaurante así que el jacuzzi le ayudo mucho quedándose dormido; se despertó al sentir sed y salio del baño bebiendo agua de una botella- Todavía sigues en el INTERNET! Has de estar chateando con mi hermana, no?- dijo acercándose con el cuerpo aun húmedo

Me esta poniendo al tanto de la boda- respondió Mariano pasando su brazo por entre las piernas de Hugo hasta colocar su mano en el glúteo derecho y los dedos de Hugo acariciaban la nuca de aquel

Ya te dijo cuanto nos costara terminar con nuestra soltería?

No seas tacaño! Además estamos compartiendo los gastos- dijo Mariano apretándole el glúteo

Hace tiempo que no compartimos nuestros cuerpos- anuncio Hugo pasando sus dedos entre aquellos cabellos mientras crecía su pene cerca de aquella cara y el pulgar de Mariano acaricio el orificio anal- Esa mano, arbitro!- exclamo quitando aquella mano de su glúteo- Este culo solo te pertenecerá si me mamas la verga- dijo sabiendo muy bien que a Mariano no le gustaba hacer eso por la única vez que intentaron la posición 69 pero aquel lo sorprendió al sentir como cada uno de sus testículos era lamido y chupado dejando que su glúteo fuera acariciado por aquella mano y su orificio anal fuera dilatado por aquel pulgar; sus manos acariciaban aquella cabellera mientras aquella lengua lamía su pene que comenzaba a lubricar, el pulgar había ingresado en su orto pero no su glande así que se alejo

Que paso?- pregunto Mariano y abrazo a Hugo poniendo sus manos en aquellos pechos, sus labios en aquel cuello y su bulto pélvico entre aquellos glúteos

No estas mamando la verga solo lamiéndola y ya tu dedo estaba en mi culo

Me esforcé en hacerlo pues deseo penetrar tu culo estrecho pero no me gusta el sabor del semen; además tu verga es muy gruesa y larga, no podré tragármela toda

Mi culo es virgen y tampoco será muy agradable sentir como tu verga cabezona se introduce- dijo Hugo y Mariano acaricio aquel pene con ambas manos

Estas muy tenso déjame te doy un masaje

Hugo se acostó en la cama y se dejo consentir por las manos de Mariano; el masaje se fue tornando en caricias para volver a practicar la masturbación mutua, esta vez Hugo permitió que el pene de Mariano estuviera entre los glúteos para quitar esa fijación de penetrar su ano. Pero al contrario; la obsesión de Mariano se incremento al gozar intensamente como su pene era apresado por ese trasero, Hugo ya había eyaculado y solo faltaba Mariano quien al hacerlo su semen se impacto en aquella espalda y glúteos. Mariano jadeaba apoyada su barbilla en el hombro derecho frotándose sus mejillas; Hugo se mantuvo callado esperando ser liberado del peso de aquel, la humedad provocada por aquel semen ardía en su piel. Mariano se volteo quedando a lado de Hugo y boca arriba; Hugo se levanto de la cama para usar la computadora, no hubo mas conversación entre ellos aunque en sus mentes repasaban todo su experiencia sexual.

Llego el momento de la repartición de las invitaciones teniendo que acompañar a sus respectivas novias; Hugo se fue con su novia quedándose Mariano en la ciudad, no había motivo para el llegar al hotel así que se quedaba hasta que la sucursal cerraba. La soledad le pesaba tanto que se distraía atendiendo a los clientes cuando sus empleados estaban muy ocupados, discretamente observaba los traseros de la clientela pero ninguno era como el de Hugo; como el negocio no se cerraba al mediodía el personal salía a comer en grupos o parejas escalonado habiendo siempre quien atendiera a la clientela y Mariano era el ultimo yendo al restaurante de Hugo sin tener una hora especifica para regresar. Una tarde, Mariano llego a la sucursal y había mucha clientela; se puso a verificar si estaba todo el personal trabajando para no degradar la calidad del servicio y le faltaban dos así que se fue a buscarlos en toda la sucursal siendo los baños el último lugar. El baño para hombres no tenia mingitorios individuales sino uno grande y dos privados; la puerta estaba abierta y comenzó a escuchar voces.

Si, si, si, vas muy bien; tu boca se esta haciendo experta en atender mi verga- dijo una voz ronca varonil y Mariano pudo ver cuatro pies bajo la puerta de un privado; por la posición de los pies dedujo que uno estaba sentado en el escusado y el otro parado, como patrón debía llamarles la atención a ese par que estaba teniendo sexo oral- Creo que estas listo para aprender como mamarla con tu culo- continuo aquella voz y Mariano desistió en reprenderlos para escuchar las indicaciones que daba esa persona; jamás había sido testigo de un encuentro sexual, por lo cual era excitante y didáctica esta experiencia. Aquellos no se enteraban de la presencia de Mariano que miraba alrededor por si alguien se acercaba- Tengo tanta leche para ti que te ahogaras; te la daré por el culo y así aprenderás como moverlo mientras te meto mi verga

A Mariano le sorprendía la habilidad de convencimiento pues no había resistencia a lo que decía aquel; vio como los pies se movían imaginando la posición que tomaba ese par: uno apoyado del deposito de agua con las piernas separadas por el escusado y el otro con sus manos en la cintura del otro y piernas juntas. Los gemidos fueron apenas audibles a pesar del incremento en la intensidad de las embestidas excepto cuando eyacularon, eso le servio a Mariano para alejarse de los baños y gritar los nombres de aquellos que al darse cuenta que los buscaban se vistieron rápidamente para salir de ahí.

Donde estaban?- pregunto Mariano fingiendo no saberlo- Vayan a atender a la clientela que hay demasiada y sus compañeros están muy ocupados- dijo firmemente viéndolos alejarse y se dirigió al baño buscando evidencia de lo sucedido; el privado estaba lleno de aroma de sudor y sexo, había semen en el agua del escusado y un par de condones en el bote de basura. Escuchar aquellos gozar había provocado una erección leve en su pene pero al estar dentro del privado se puso tan dura que deseaba liberar su miembro genital pero en eso entro quien se encargaba de la limpieza de la sucursal así que tuvo que aguantarse

Mariano tenia que reprender a aquellos empleados pero prefirió supervisarlos estrechamente y cuando los veía entrar al baño también se metía el evitando que tuvieran sexo; en sus rostros se mostraba su frustración por no poderlo hacer, gradualmente fue dándoles asignaciones que impedía que trabajaran juntos. El desempeño de aquellos comenzaba a disminuir.

Necesito hablar con ustedes dos- dijo Mariano al verlos ir al baño- Que les pasa? Los veo muy desanimados- comento y aquellos se miraban pero obviamente no podían explicar sus razones- Este domingo harán solos el inventario físico- informo y aquellos se alegraron entendiendo Mariano a que se debía su comportamiento- Les afecta trabajar los domingos?- pregunto y ellos respondieron negativamente- Necesito que me digan que día de la semana quieren descansar pues a partir de ahora serán responsables del conteo físico; consúltenlo con sus esposas y me avisan, entendido

Aquellos se abrazaron efusivamente al alejarse Mariano que esperaba con esa decisión su desempeña mejorara; ellos se acercaron a el y le invitaron a tomar unas cervezas después de cerrar, aceptando la propuesta. La convivencia fue en una cantina cercana a la sucursal y la pasaron muy a gusto, conservando Mariano la distancia entre patrón y empleado; no estuvieron mucho tiempo pues al día siguiente tenían que trabajar.

Hugo llego al cuarto de hotel y le sorprendió no ver a Mariano; mientras le llevaban la comida ordenada por teléfono saco su ropa de las maletas acomodándola en los cajones y armario, encendió el televisor y sintonizo el canal de deportes sentándose en el sofá para ingerir los alimentos. La digestión y cansancio lo vencieron quedándose dormido en el sofá así que no se dio cuenta cuando Mariano llego al cuarto; este se alegro muchísimo al verlo y se sentó a su lado, le desabotono la camisa y acaricio el torso sin despertarlo. Sus labios se posaron en los pezones chapándolos gentilmente mientras su mano derecha aflojaba el cinto y bajaba el cierre del pantalón; sus dedos acariciaron el bulto que se iba endureciendo, a Mariano le gustaba sentir ese palpitar en su mano y beso el cuello logrando despertar a Hugo.

Por que no me avisaste que vendrías?- pregunto Mariano mirándose a los ojos

Te quería sorprender pero yo fui el sorprendido; hueles a cigarro, fuiste al burdel, no?- dijo Hugo pasando su mano por la espalda de aquel

No, me he portado bien todos estos días; unos empleados me invitaron a tomar unas cervezas a una cantina por eso huelo así, déjame me doy un baño y continuamos, si?

Me gusta el olor de tabaco quemado; bueno espero que sea eso- dijo Hugo riéndose

Claro que si; era una cantina popular y pues fumaban cigarros económicos, nada de hierbas alucinógenas

A las pruebas me remito- dijo Hugo y beso a Mariano metiendo su lengua mientras sentía como aquella mano acariciaba sus genitales

Mariano dejo de besarlo para pasar su lengua desde el cuello hasta el ombligo; inhalo profundamente mientras jalaba del elástico del bóxer liberando los genitales de Hugo que fueron acariciados por el aire expulsado, el pene continuaba flácido y aprovecho Mariano para introducirlo en su boca sintiendo Hugo aquellos labios en su pubis. Aquella carnosidad crecía conforme era acariciada por los labios; Hugo miraba asombrado como la cabeza de Mariano subía y bajaba pausadamente gozando al máximo cuando se la tragaba completamente y sus testículos eran acariciados por los dedos de la mano derecha, la izquierda se paseaba por la nuca y pecho. Hugo comprendía que esto implicaba entregarle su trasero a Mariano pero eso no le importaba; su preocupación era saber como aquel había aprendido a hacer el sexo oral de esa manera pero no se lo pregunto dejándose llevar por las sensaciones obtenidas, Mariano tenia cerrados los ojos para tener mas claro las imágenes que se producían en su mente recordando como hace unos minutos sus empleados lo habían hecho en el asiento trasero del vehículo mientras manejaba hacia el hotel. Ellos se sentaron ahí justificando que se sentían mareados; de nuevo Mariano no los interrumpió pues esta vez quería ser testigo ocular conduciendo tranquilamente, ellos estaban tan reprimidos por no poder tener sexo en el baño como estaban acostumbrados que no podían esperarse hasta el domingo. No hubo penetración anal pero cada uno succiono el pene del otro provocando la eyaculacion en ambos; Mariano se dio cuenta que había aprendido muy bien la lección al escuchar como aumentaba el volumen de los gemidos y jadeos de Hugo, aquella boca degustaba pausadamente cada centímetro de ese pene pues no había prisa. Hugo disfrutaba como los dedos, labios, la lengua y hasta los dientes acariciaban sus genitales mientras sus manos daban masaje a la cabeza, cuello y espalda. Ninguno se había despojado de prenda alguna para no interrumpir el sexo oral.

Me vengo!- grito Hugo jalando la cabeza de Mariano para que no eyaculara dentro de la boca sin lograrlo pues Mariano se aferro sintiendo como ese semen llegaba directamente a su garganta. Jamas imagino Mariano que lo aprendido en su vehículo lo aplicaría esa misma noche; entendió el placer que habían sentido sus empleados, también comprendió las razones de Hugo por establecer esta actividad como requisito para poder penetrar su ano. El pene de Hugo continuo dentro de la boca de Mariano quien no deseaba liberarla- Tengo que mear!- suplico liberándose su pene.

Mas tarde, Hugo estaba acostado boca arriba preparado psicológicamente para cumplir con Mariano que estaba colocado entre las piernas de aquel sintiendo como aquellos labios besaban sus piernas mientras estas se colocaban encima de aquel; Hugo no podía ocultar su nerviosismo y Mariano lo identifico al sentir como sus piernas temblaban,

Dejémoslo para otro día- sugirió Mariano mirando a los ojos de Hugo apoyando su barbilla en los testículos

Pero tu aun no te vacías- dijo Hugo

Tu tampoco; estos huevos tuyos siguen aun muy cargados- dijo Mariano y chupo cada testículo con efusividad- Vamos, dame toda tu leche- pidió y paso su lengua por el tronco del pene para luego separar mas las piernas para lamer cada ingle mientras Hugo se acariciaba su pene.

Cuando Hugo estaba apunto de expulsar su semen; la boca de Mariano se trago el glande degustando el semen, el pene volvió a ser succionado como sucedió en el sofá hasta lograr llevar al éxtasis a Hugo por tercera vez. Mariano estaba tomándole gusto al sabor del semen y estaba dispuesto a obtener mas de ese elixir pero Hugo estaba completamente exhausto así que fue besando cada centímetro de aquella piel hasta llegar a los pechos donde se detuvo por varios minutos para lamer, besar y chuparlos con delicadeza mientras su pene quedaba atrapado por aquellas piernas; sus labios continuaron avanzando hasta quedar cara a cara mirándose a los ojos.

Te extrañe bastante!- susurro Mariano y beso a Hugo apasionadamente mientras su glande se frotaba entre aquel orificio anal y aquellos testículos; ambos estaban acostumbrándose a estos encuentros íntimos a pesar de seguir enamorados de sus futuras esposas, esto no significaba que su amistad se convirtiera en pasión simplemente les gustaba estar a solas practicando estos juegos sexuales.

Hugo gozaba intensamente ese masaje del glande teniendo su pene erecto entre sus vientres; Mariano besaba el cuello y hombros apretando su pecho con el otro mientras sus piernas juntaban las otras apresando su pene húmedo de su propio lubricante y sudor, no pudo contenerse mas y salio tanto semen que humedeció la cama teniendo que cambiarse de cama.

Yo me vine 3 veces y tu solo una, aun no estamos parejos- dijo Hugo acostado de lado sintiendo a Mariano detrás de el besando su nuca

Quizá no en veces pero si en cantidad de leche expulsada- aclaro Mariano riendo picaramente

Tu me la has mamado pero no penetrado mi culo

No todo debe ocurrir en la misma noche o si? No solo yo quiero gozar al metértela

Te agrado mi verga?

Me fascina provocarte placer; sentirte cerca de mi, oler tu aroma y abrigarme con tu calor

Ambos se besaron pegándose el trasero de Hugo con los genitales de Mariano; los dedos de este esparcieron el semen expulsado hace rato mojando el orificio anal de aquel para insertar su dedo índice conforme lograba dilatar ese hoyo, Mariano motivado por los jadeos de aquel ingreso dos dedos y después tres para luego colocar el glande. Hugo sentía como palpitaba esa carnosidad en su orto recorriendo esa sensación toda su columna juntándose con la obtenida en su espalda por los pezones duros de Mariano; su sed de placer persistía pero ambos estaban agotados quedándose dormidos.

Al día siguiente, sonó el timbre del despertador y Hugo se despabilo; apretó el botón para que dejara de sonar.

Por que sonó tan temprano?- pregunto Hugo al ser abrazado por Mariano

Sin ti no había necesidad de quedarse mas tiempo en la cama- respondió Mariano besando la nuca, cuello y hombro derecho de aquel- Como le amaneció?- pregunto tocando aquel pene

Tranquilo pero a gusto por haber dormido contigo

Yo estoy que ardo!- susurro Mariano pasando sus dedos por entre los glúteos para que sintiera Hugo la firmeza de su pene; su glande estaba húmedo con su propio lubricante logrando traspasar la frontera del orto y provocar un gemido en Hugo

Sus cuerpos estaban cubiertos por la sabana quedando solo sus brazos derechos, hombros y cabezas descubiertos; era suficiente el lenguaje corporal para comunicarse. Mariano no pudo contenerse mas y eyaculo quedando su semen dentro del ano de Hugo; esa humedad permitió que el pene ingresara con mas facilidad conforme su pelvis empujaba aquel trasero, la mano derecha de Hugo apretó el glúteo derecho de aquel logrando que sus cuerpos se movieran quedando boca abajo. Ambos se apoyaron en sus codos; Mariano beso la nuca y cuello de Hugo hasta sentir sus testículos pegarse al trasero, el pene crecía conforme latía apresado por las paredes anales. Mariano pellizcaba aquellos pezones mientras jadeaba; Hugo movia su trasero conforme apretaba sus glúteos, no fue necesario embestir para provocar el clímax en Mariano inundando el interior del ano con semen. Se recostaron del lado izquierdo y Mariano sintió la erección de Hugo; mientras la mano acariciaba el pene el trasero era embestido gentilmente, ambos se asombraban hasta donde habían llegado sus sesiones de masturbación mutua logrando un orgasmo simultaneo.

Gracias por darme tu culo- susurro Mariano- Lo tienes riquísimo; me cautivo desde la primera vez que nos masturbamos juntos cuando te quitaste el bóxer en frente de mi con tus piernas al aire

Dentro de unas semanas ya no necesitaremos de esto- comento Hugo con tristeza

Sin esto no hubiese logrado continuar mi noviazgo; por eso siempre te estaré agradecido pues tu hermana es una gran mujer

En unos días iras con ella a entregar las invitaciones

Si, pero antes quisiera gozar mas de tu culo; claro si me lo permites

El permiso fue tal que en cada anochecer y amanecer era atendido ese trasero por aquel pene después de que Mariano se alimentaba del semen de Hugo; recorrieron cada lugar de ese cuarto de hotel practicando diferentes posiciones, no existía ya inhibición alguna entre ellos que se bañaban juntos enjabonándose uno el cuerpo del otro. Durante la ausencia de Mariano desapareció la dilatación en el orto de Hugo; los exámenes prematrimoniales fueron realizados antes de estas penetraciones por lo que jamás fueron descubiertos los efectos de estas en aquella parte del cuerpo, diario Hugo ejercitaba sus esfínteres para recuperar la estrechez en su ano. Hugo jamás supo que Mariano había aprendido el arte del sexo oral con aquellos empleados quienes habían mejorado su desempeño laboral pues los domingos que hacían el inventario también lo dedicaban para tener sexo el resto del día.

Hugo se paseaba entre las mesas de su restaurante verificando que los comensales estuvieran a gusto cuando el taxista le entrega las maletas que estaban en la cajuela del vehículo a Mariano.

Me muero de hambre!- exclamo Mariano entrando al lugar saludando a una mesera que lo acompaño a una mesa- Avísele a mi cuñado que su mejor cliente ha llegado

Ambos se abrazaron cuando se encontraron y mientras comía Mariano conversaron sobre la boda que estaba a unos días de realizarse; se retiraron del restaurante y camino al hotel Mariano succionaba el pene de Hugo, apretaba esa carnosidad con su paladar y lengua mientras el vehículo estaba en movimiento pero cuando estaba detenido succionaba con fuerza logrando en esos momentos tragarse el semen. La última vez sucedió al detener el vehículo en el estacionamiento del hotel.

Ahora sabes porque no comí postre en tu restaurante- dijo Mariano mirando a los ojos de Hugo

Cabron, me has vuelto a vaciar los huevos- comento Hugo yaciendo en el asiento

Por lo visto, no te la jalaste mientras no estuve

No; mi culo quedo tan dilatado que ese tiempo lo dedique a recuperar su estrechez

O sea que lo sentiré como la primera vez!- dijo Mariano y grito tan fuerte que un empleado del hotel se acerco al vehículo teniendo que salir de el para distraerlo con las maletas

Mas tarde, el escusado hacia el desagüe cuando Mariano impidió a Hugo que se subiera el pantalón poniendo su mano izquierda sobre la espalda teniendo este que apoyarse en la tapa del deposito del escusado; aquella posición le recordaba a Mariano la hecha por sus empleados la vez que los descubrió teniendo sexo en el baño de la ferretería por lo que se incremento su libido. Hugo separo sus piernas hasta donde su pantalón en los tobillos le permitió quedando el asiento del escusado entre ellas; Mariano solo traía puesta la camisa sin abotonar y la trusa mostrándose su pene erecto, sus manos jalaron la tela del bóxer rompiéndose por las costuras. Por ahí su glande se acomodo entre los glúteos humedeciendo el orificio anal con su propio lubricante.

Me gustaría verte haciendo esos ejercicios que han logrado que tu culo este estrecho nuevamente- dijo Mariano al sentir como su glande no lograba introducirse; sus manos se colocaron en la cintura de Hugo y apoyado en sus pies inicio sus embestidas para conseguir introducir su pene, Hugo relajaba sus músculos anales para dejarlo entrar hasta sentir la tela de la trusa en sus glúteos- Perdóname pero no podía esperar mas tener tu culo

También es tuyo y gózalo como quieras- dijo Hugo embriagado con el placer obtenido

Continuaron ahí hasta lograr eyacular, camino al sofá Hugo se quito el pantalón y el bóxer; se sentó con las piernas separadas rozando sus pies con la parte trasera de los muslos de Mariano quien arrodillado chupaba los pezones de Hugo mientras se bajaba la trusa hasta las rodillas. La humedad en el ano facilito la penetración; por varios minutos Mariano embestía a Hugo con frenesí mientras se besaban hasta volver lograr el clímax, sin sacar su pene del ano ellos se colocaron entre las camas y Hugo empujo a Mariano quedando sentado sobre aquel.

Te mostrare mis ejercicios- dijo Hugo apretando sus glúteos y Mariano sentía como las paredes anales masajeaban su pene mientras el trasero se mueve circularmente; aquellas manos acariciaban los muslos y espaldas del otro, las manos de Mariano se posaron en los hombros de aquel para levantarse y caer encima de la otra cama sintiendo Hugo como su ano era penetrado mas allá de lo experimentado gritando primero por dolor y después por el placer provocado por las caricias y besos de Mariano

Resiste! Deja que mi verga se adapte al nuevo terreno conquistado- pidió Mariano mientras las piernas se movían quedando las de este entre las de aquel

Sus cuerpos no se movieron, simplemente quedaron ahí por minutos para luego con sus manos aferradas a la orilla de la cama y sus rodillas apoyadas sobre esta sus pelvis se movían juntas pero el clímax se logro al chocar la pubis con el trasero; ambos recuperaron la normalidad en el ritmo de sus corazones y pulmones. Los días siguientes sus noches fueron igual de apasionadas pero las mañanas lo eran mas hasta presentarse en la hacienda donde seria su boda; fueron recibidos por amorosos abrazos y besos de sus respectivas novias, Mariano y Hugo competían en dar el beso mas prolongado.

Un pequeño avance de nuestra luna de miel- susurro Hugo al oído de su novia mirando a Mariano m*****o por haber logrado besar mas que el

Les tenemos una mala noticia; unos parientes que habían cancelado su asistencia se animaron a ultima hora, entonces no hay cuarto para ustedes- dijo la novia de Mariano

Nos quedamos con ustedes- dijo Hugo imaginándose los cuatro juntos fajando

Pícaro!- exclamo la novia de Hugo posando su dedo en la nariz de aquel

Entonces? Quiero darme un baño- dijo Mariano

Los dueños de la hacienda adaptaron un cobertizo para ustedes- dijo la novia de Hugo

Solo seria unas noches mas que dormirían juntos- dijo la novia de Mariano; ellos se miraron lascivamente deseando conocer ese lugar

Mas tarde, ellos se bañaban juntos; Mariano guió la mano derecha de Hugo para que se colocara entre los glúteos de aquel.

Este es mi regalo de bodas- dijo Mariano asombrándose Hugo quien enjabono esa parte del cuerpo metiendo gradualmente un dedo primero y luego dos- Haz con el lo que quieras; déjame sentir tu verga en mi culo como la he gozado en mi boca- demando apoyado en la pared de la regadera y alejado de la caída de agua; Hugo jalo de la cintura colocando su pene enjabonado entre los glúteos, sin prisa fue penetrando- Tu verga es mucho mas gruesa que la mía; no creo poder aguantarla toda en este momento

Tenemos tiempo para que la sientas toda adentro, cuñado- aseguro Hugo pues esas noches previas a la boda fue dilatando ese ano hasta lograr insertarla toda

Mientras sus novias entraban a la capilla acompañadas de sus padres, Mariano y Hugo se miraban con nostalgia pues a partir de ese día ya no volverían a follarse; pero durante los embarazos y cuarentenas de sus esposas repitieron sus sesiones de masturbación y penetración. Cada pareja apadrino los hijos de la otra; fortaleciendo el vínculo entre estos que además de cuñados se convirtieron en compadres, jamás nadie se entero de sus experiencias sexuales entre ellos.

Bir yanıt yazın

E-posta adresiniz yayınlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir